Licencias Creative Commons (CC)

El hecho de que cualquier obra (película, libro, ..) tenga licencia Creative Commons o licencia CC, supone que esa obra la vamos a poder descargar de Internet de forma legal. Sí has leído bien “legalmente” y, por supuesto, el autor se reserva algunos derechos.

 

¿Qué son? ¿Para qué sirven?

Las licencias CC son los permisos que el autor te da sobre su obra. Precisamente para hacer lo mismo que ya hacemos (copiar, modificar, compartir, etc), pero de forma legal. Concretaemente, si por ejemplo la obra está con licencia CC-by, el autor o los autores nos dan permiso de copia y descarga, de compartir y de modificar…. lo único que tenemos que mencionar es al autor inicial para hacerlo.

 

Algunos derechos reservados

Todas las obras con la marca o símbolo CC son “descargables”. También se habla de obras copy-left. O licencias donde el autor nos deja copiar la obra. Sin embargo, el autor tiene algunos derechos reservados. Dependiento de los derechos que se reserva, se habla de distintos tipos de licencia. Y de ahí aparecen los distintos logos que acompañan a estas obras.

En Creative Commons España podemos encontrar MAS INFO, viene muy bien explicado y en español.

 

 

¿De dónde viene esto?

 

Casi todo en Internet es ilegal

Básicamente todo lo que subimos a la red de Internet es ilegal. Subir canciones, películas, conciertos que nos gustan a nuestra web, extraer parte de un documental para hacer un trabajo, hacer una traducción de una canción, de parte de un libro, de un poema, cualquier cosa que se nos ocurra hacer con lo que vemos y oíomos y esté en formato binario, nos convierte en ilegales. Casi todo la que hay en Youtube es “ilegal”, y por tanto, lo podrían cerrar, según la Ley Sinde. Si se aplicara la Ley tendrían que cerrar “Internet casi enterito”. ¿Se puede entender ésto?

 

Si hacemos un simil con la vida terrenal (que la hay mas allá de los bits), es como intentar poner puertas al campo. Sí, desde luego, de acuerdo. Es tu finca, es la mía, los tomates son propiedad de este vecino, la casa, la huerta y los conejos que pasan por ella … ¿por cierto, de quién son éstos últimos?. Pero así no se puede. En definitiva, ¿se pueden poner puertas al campo?. Esta pregunta es retórica y se contesta por sí misma, aunque siempre haya alguien que se lo haya planteado y le queden ganas de hacerlo… Ya lo decía aquel en un telegrama ¡vendan fincas, manden fondos!. Nadie, desde luego en su sano juicio, se plantea hacer una Ley de una forma seria que regule todo eso. ¿Entonces?…

 

¿Se pueden poner puertas al mundo digital?

Actualmente, las obras que creamos en buena medida están hechas con ordenador, es decir, son un montón de bits uno detrás de otro. Casi todas las obras nuevas, antes de estar en las tiendas, por muy bonitas y bellas que parezcan, han sido binario. Sí, esto es así. Lo que podáis imaginar: música, películas, fotografías, dibujos animados, programas de TV, libros, manuales, han sido bits antes, y desde luego siguen siendo bits cuando están en la red de Internet. Además, la mayoría de nosotros disponemos de los medios o aparatos que saben interpretar estos bits. Hasta un niño (y también ya muchos abuelos) sabe usar un móvil, una cámara, un ordenador, la televisión, el IPod. Al fin y al cabo, aquel montón de bits está por todas partes, y casi sin darnos cuenta forma parte de nuestra vida diaria.

 

Y ahora viene la pregunta del millón ¿se puede tener esto de forma legal sin que nos llamen ladrones de bits e insolidarios con los “autores”?

 

Por no mencionar otros colectivos, los profesores, alumnos, padres, es decir, gente normal y corriente no somos conscientes de que esta acusación también nos repercute a nosotros. ¿Somos ladrones de obras e insolidarios?. Quien no use Internet para estudiar, leer, aprender y poder explicar, por favor, que levante la mano.

 

Necesitamos de conocimiento y hacer uso de todo eso que son representaciones multimedia, pero que siguen siendo bits. Disponemos de los medios, llamados programas o software, que permiten copiar, pegar, cortar y reproducir estos bits a nuestro gusto. Por tanto, podemos crear nuestras propias obras a golpe de ratón, tiempo, trabajo y desde luego creatividad. Hasta sin inventar nada, “copiar” siempre ha sido y sigue siendo un método para aprender. Yo recuerdo que antes nos mandaban copiar letras, o frases en una cartilla escolar para aprender a escribir. Así y únicamente de esta manera aprendemos, podemos crear nuestras propias frases y comunicar lo que pensamos. Aprendemos a expresarnos copiando lo que vemos y copiando a los otros. Somo seres humanos. Señores, se puede decir que todos somos autores y distribuidores de nuestras obras.

 

Perdonen que me levante (*). Todos somos autores, editores, e incluso podemos publicarlo a los cuatro vientos en unos minutos. ¿o es que alguien lo duda?

 

(*) cita: mas vale vivir de pié que morir de rodillas

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?